Preguntas frecuentes

La Plataforma Natural (abajo a la derecha) usa la postura natural en cuclillas, con todo el peso del cuerpo sobre los pies. La pelvis queda suspendida como una cuna. Los muslos comprimen la cavidad abdominal, produciendo un efecto laxante natural.

 

Sentarse con los pies en alto es un burdo intento de imitar la postura en cuclillas. Aumenta la presión causada por el asiento del inodoro, puesto que el peso del cuerpo va hacia atrás. Para comprimir el colon debe emplearse la extraña postura de la figura inferior izquierda. Pero aún será necesario aguantar la respiración y empujar, lo cual no se requiere cuando se está correctamente en cuclillas.

Esforzarse así eS la causa de hemorroides, diverticulitis y prolapso del piso pélvico. El médico israelí, Dr. Berko Sikirov, ha publicado investigaciones clínicas sobre el uso de la postura en cuclillas para curar las hemorroides. Es citado por la revista especializada Townsend Letter for Doctors and Patients (octubre, 1996) diciendo que sólo la genuina postura en cuclillas, con todo el peso del cuerpo sobre los pies, ofrece ventajas sobre la postura sentada convencional.

Finalmente, todos los beneficios de la postura en cuclillas se han identificado estudiando a las poblaciones que usan la posición natural. No hay evidencia de que sentarse con los pies en alto ofrezca beneficios similares.

Porque “más vale prevenir que lamentar”.

El uso prolongado de los inodoros convencionales causa que los desechos se acumulen y se endurezcan en las regiones bajas del colon (según muestra la ilustración).

Tal vez no note el estancamiento fecal, hasta que un día se manifieste como apendicitis o diverticulitis o enfermedad inflamatoria del intestino o cáncer. La postura en cuclillas ayuda a mantener el colon limpio y libre de enfermedades.

Posiblemente sienta que “no hay problema” simplemente porque aún no ha experimentado lo fácil y lo completo de la eliminación natural. Cuando se familiarice con la postura en cuclillas, sus estándares se elevarán mucho.

 

La siguiente imagen muestra una de las razones por las cuales la postura en cuclillas es más efectiva. Las otras razones se analizan en la página de beneficios para la salud .

 

Sí, se puede, pero no tan fácilmente como en la postura sentada, porque el “regazo” desaparece. Por otra parte, como todo termina mucho más rápidamente, hay menos tiempo para leer.

Mucho mejor. Cuando está sobre la plataforma, la pendiente con la que cuenta implica que se está ligeramente hacia delante y hacia bajo, lo cual desplaza el centro de gravedad hacia delante y eso neutraliza la tendencia a caer hacia atrás. Se sentirá especialmente estable y seguro.

La Plataforma Natural se ha probado exhaustivamente con más de 140 Kg. (300 libras) y con movimientos bruscos y fuertes, y no ha mostrado signos de debilidad.

Su diseño patentado permite que un dispositivo que pesa menos de 6 kilos sostenga 25 veces su peso, debido a que las patas se mantienen completamente verticales y nunca se someten a fuerzas laterales o transversas. La única fuerza que se aplica sobre el armazón es la compresión. Se requieren toneladas de compresión para deformar cualquier material, incluso el plástico.

Una dama que se describe a sí misma como “algo pasada de peso” estaba usando la Plataforma Natural por segunda ocasión. Sucede que estaba viendo una revista, y algo de lo que leyó la hizo estallar en carcajadas. Todo su cuerpo se convulsionó de risa, pero la Plataforma Natural no se movió.

“Esa experiencia”, diría después, “me convenció de una buena vez que no había nada que temer. Gracias por diseñar un producto invencible”.

Puede intentar emplear bloques de concreto y algo de madera chapada (“triplay”). Ponga dos bloques a cada lado del inodoro. Corte la plataforma al tamaño adecuado con una apertura en el centro, como en la figura. Si no tiene serrucho use tres tablas como en la figura de la derecha. Coloque la plataforma sobre los bloques.

 

Puntos adicionales:

  1. Cuando compre los bloques mídalos. Usualmente el tamaño real es media pulgada menor que lo que dicen. Por ejemplo, los bloques de 6 X 8 X 16 pulgadas (un tamaño adecuado) en realidad miden 5-1/2 X 7-1/2 X 15-1/2.
  2. Los bloques deben estar a la misma altura que el nivel superior del inodoro. Tal vez requiera colocar tablas encima de los bloques para dar la altura correcta.
  3. Lave y pinte los bloques para que el piso no se llene de tierra. También debería pintar la madera.
     

Muchas personas pierden peso cuando la postura en cuclillas se convierte en la norma para la eliminación. Los desechos incrustados en el colon pueden llegar a pesar hasta 15 kilos, y eso constituye una severa carga tóxica en todo el cuerpo.

Precaución: Los bloques tienden a ser peligrosos para los dedos de los pies, las rodillas y la tolerancia de los demás miembros de la casa. Podría ser útil poner algo de acolchonamiento en las áreas con las que se pudiera golpear.

Aunque estar en cuclillas es la postura más natural y efectiva para la evacuación, el cuerpo también puede emplear otras posturas en emergencias (como cuando hay una pierna quebrada). Durante miles de años los reyes y las reinas aprovecharon esta opción para distinguirse de los “plebeyos”.

Luego, a mediados del Siglo XIX en los inicios de la Revolución Industrial, se generalizó el drenaje dentro de las casas, y los precursores decidieron (más bien en forma arbitraria) instalar inodoros tipo trono en todas partes, para que la gente común y corriente se sintiera como los reyes y las reinas. Sin saber nada sobre fisiología, creyeron sinceramente que estaban mejorando la vida de las personas.

Quienes no se sintieron a gusto con esa decisión fueron obligados a guardar silencio. (En la Inglaterra victoriana, las funciones corporales no se podían mencionar.) Desde Inglaterra, el país más influyente del mundo en ese entonces, la moda se extendió rápidamente al resto de Europa, Norteamérica y Australia. Ningún país deseaba parecer “atrasado” en una época en la que el mundo hacía tan rápidos “progresos”.

Hasta hace pocos años, el tabú acerca de discutir este asunto mantuvo a la mayor parte de los países occidentales en la oscuridad sobre cómo había sido diseñado el cuerpo humano para funcionar. La ignorancia de la profesión médica ha sido especialmente lamentable y ha causado mucho sufrimiento innecesario.

Alguien que sea muy flexible y ágil podría hacerlo, pero hay dos factores a tener en mente.

El primero es la comodidad. En más de tres años de pruebas con cientos de personas, el veredicto unánime fue que la Plataforma Natural es mucho más cómoda, estable y fácil de usar que balancearse sobre la tapa o sobre el borde del inodoro. Incluso quienes venían haciéndolo por décadas dijeron que comprarían la Plataforma Natural en cuanto estuviera disponible.

Un sujeto de prueba lo dijo así: “Nunca me di cuenta que estaba viviendo en una choza hasta que vi el palacio”.

El segundo factor es la seguridad. Usar el inodoro así puede debilitar la base que lo sujeta al piso. Si el sello con el drenaje se fractura, puede colarse gas metano tóxico a la casa.

Los inodoros no fueron diseñados para soportar el peso concentrado de alguien en cuclillas (especialmente alguien pesado). Se han llegado a romper, causando lesiones severas con los fragmentos de porcelana.

Un factor adicional a considerar es que al comprar la Plataforma Natural colabora al esfuerzo de reeducación del mundo occidental y a erradicar unas de las más terribles enfermedades que afligen a nuestra sociedad.

Si sus rodillas y caderas son lo suficientemente flexibles como para ponerse en cuclillas sin molestias, entonces cualquiera puede usar la Plataforma Natural. Sin embargo, si existiera alguna sensación de inseguridad o la tendencia a perder el equilibrio entonces habría que tener algo de lo cual asirse. Podrían colocarse agarraderas en la pared, o poner una silla frente al inodoro (de espaldas) para agarrarse a la parte de atrás de la silla.

También se sugiere la silla para los niños pequeños. Una silla plegable con patas de hule resulta ideal. Una andadera también puede funcionar, sobre todo si hay poco espacio.

Depende de lo que la cause. La postura en cuclillas ciertamente mejorará mucho la situación, pero tal vez no la “cure”, pues podrían existir otros factores. Asegúrese de tener una dieta saludable y de hacer suficiente ejercicio.

En algunos casos hay factores congénitos que interfieren con la eliminación, pero cualesquiera fueran las limitaciones inherentes, usar la postura en cuclillas es lo más importante que usted puede hacer para optimizar sus capacidades de eliminación.

Porque las cirugías constituyen su principal fuente de ingresos.

Con raras excepciones, los gastroenterólogos nunca mencionan el valor terapéutico de la postura en cuclillas. Incluso cuando un paciente reporta haberse curado de alguna enfermedad colorrectal por haberse cambiado a la postura en cuclillas (como en muchos casos sucede), el médico no comparte esa información con sus otros pacientes. Tiene miedo de quedarse sin trabajo.

La industria de la irrigación colónica surgió para remediar los malos efectos del “trono de porcelana”. Los inodoros de asiento propician una evacuación incompleta. Los desechos se acumulan y endurecen, constriñendo el colon y exponiéndolo a carcinógenos. Los lavados de colon son muy útiles para limpiar los desechos incrustados.

Pero a medida que más y más gente use la postura en cuclillas, disminuirá la necesidad de los lavados de colon. Otros especialistas que también verán disminuir sus pacientes son los gastroenterólogos, los urólogos y los ginecólogos. Para saber por qué, vea la página de beneficios para la salud.

Sí, claro. Los hombres sólo deben apuntar hacia bajo, y en las mujeres la uretra apunta en forma natural hacia bajo.

Con lo años nos hemos dado cuenta que un pequeño porcentaje de clientes sienten necesidad de un “escudo para la orina”, por lo que incluimos instrucciones para hacer un escudo sencillo y efectivo que se puede quitar con facilidad para limpiarlo.

¡Plataforma Natural!

Favorece una eliminación más rápida, sencilla y completa.